¿Cómo podemos mejorar la producción de leche manejando el ambiente alimentario de las vacas?

Según el Presidente del Instituto Miner, Dr. Rick Grant, la vaca cuenta con un “presupuesto” de tiempo de 24 h, que intentará usar principalmente para comer, descansar y rumiar. Tanto los componentes físicos como sociales del manejo de las vacas afectan su ambiente de alimentación. Este ambiente óptimo, junto a una adecuada nutrición, promoverán un adecuado uso del tiempo en descanso, comida y rumia, con los consiguientes resultados en productividad y salud.

 

Entre los factores que afectan el confort de los animales se encuentran:

-Tiempo de descanso: la cantidad de horas en que las vacas descansan depende de la disponibilidad y comodidad del sitio de descanso. El tiempo de descanso tiene prioridad respecto sobre el tiempo de comida, por lo que una reducción de tiempo disponible para la vaca provocará menor tiempo de comida. Además, la rumia más efectiva se produce mientras la vaca está echada (denominada rumia recumbente), reforzando la importancia del tiempo de descanso. El descanso también reduce el estrés, reduce los problemas de patas, predispone a mayor longevidad, incrementa la producción y mejora la composición de la leche. De hecho, Miller et al. (2020) encontraron una relación de aumento de 1 L leche por cada hora de descanso.

-Tiempo de comida: la disponibilidad de alimento y el acceso al comedero todo el tiempo, un adecuado espacio de comedero y la disponibilidad de agua son factores que afectan el tiempo de comida. Las vacas que comen demasiado rápido por ejemplo, por falta de disponibilidad de comida en algunas horas del día, por usar demasiado tiempo en otras actividades o por falta de espacio de comedero, tienen más horas de pH ruminal <5.8 (acidosis ruminal). Sabemos que evitar la acidosis ruminal promueve la fermentación de la fibra, el crecimiento bacteriano y una mayor producción de componentes lácteos. El comportamiento alimentario de las vaquillonas es diferente, por lo que es importante la separación de éstas. Por otro lado, la calidad de forraje y el manejo de comedero afectan el tiempo que las vacas necesitan permanecer frente al comedero mientras comen, mastican y tragan la comida. La investigación nos dice que los forrajes de menor calidad demandan mayor tiempo de masticación para transformarlos en partículas más pequeñas que sean tragadas fácilmente. Y si la vaca permanece demasiado tiempo en el comedero comiendo, se reduce el tiempo que tiene disponible para descansar y rumiar.

-Tiempo fuera del corral: si el tiempo en que la vaca se encuentra fuera del corral es >2.5-3.5 h se reduce el tiempo de descanso y se modifica el comportamiento alimentario, conduciendo a una menor producción de leche (~2.5 a 4 L/d; efecto más marcado en vaquillonas) y a otros problemas mencionados anteriormente.

 

Las vacas más saludables y productivas son capaces de cubrir sus necesidades de comida, descanso y tiempo de rumia. Esto se logra mejorando el confort y manejo, lo cual muchas veces es más importante que la dieta en sí misma para mantener la salud ruminal.

 

Fuente:

Grant. 2015. Economic benefits of improved cow comfort.

  Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+

También puede interesarte:

Suscribite a nuestro newsletter

Recibí información sobre nuevas capacitaciones y artículos de interés.